Un lugar especial

13 Nov

*Note: Estoy estudiando español en Kansas State University y tenía la oportunidad entrevisar Kansas State coach Frank Martin en español y preguntarle sobre una variedad de sujetos. Este primer artículo es sobre sus primeras impresiones de Manhattan.*

Antes de que Frank Martin desembarcó del avión para ir a Manhattan, su única experiencia del estado de Kansas era un viaje de recrutar en Garden City. Por eso, él esperaba que Manhattan sería como Garden City. Pero cuando él fue en Scenic Drive y veía las lomas, él estaba sorprendido.

La verdura y la hierba de las lomas contribuyeron a una escena preciosa, Martin dijo. Luego, cuando veía la ciudad, le gustaba mucho también.

“Mi primera impresión era que era completamente diferente a lo que me imaginaba,” Martin dijo. “El primer día que encontré la ciudad, me encantó y esa opinión sigue y sigue poniendo más fuerte todos los días en los últimos cinco años y medio, sigue aprendiendo más y más de esta comunidad y es un gran lugar con tremendas personas.”

La familia Martin siempre ha vivido en las ciudades grandes. Martin ha entrenado en Miami, Boston y Cincinnati y su esposa es de Nueva York. En estos lugares, las casas están una arriba de la otra y él tráfico hace difícil llegar de un punto a otro. Todas las personas corren y corren y tienen apuro.

Entonces, Manhattan era una experiencia nueva para los Martin. Aquí, hay más espacio. No hay tanta locura, como dice Martin.

Pero hay un elemento de este lugar que Martin aprecia más que cualquier otro: la gente.

El mes que él llegó a Manhattan, enfermó. Anya, la esposa de Martin, estaba planeando a ir por Cincinnati. Él le dijo a ella que debe ir y él estaría bien. Pero la enfermedad era más seria que pensaba. Cuando fue al doctor, le mandó inmediatamente al hospital. Aquí, entre la salida y vuelta de su esposa, Martin estaba solo.

Pero uno de los médicos que se llama Dr. Wall trataba de tener conversación con él y lo mantenía tranquilo. Esa atención comprensiva y generosa le mostró a Martin la importancia de la persona a esta comunidad.

“Nunca se me olvida,” él dijo con admiración en su voz.

En esta situación, Martin sabía que hay algo especial sobre Manhattan.

Aunque mudar es un parte normal de la vida de los entrenadores, puede ser difícil a veces. Cuando llegó en Manhattan, Martin no conocía nadie y no había pasado muy poco tiempo en el estado. Pero como todos otros en la profesión, mudar es un parte del trabajo.

“En esta profesión, uno sabe que tiene que estar preparado para aceptar la posibilidad de mudarse, de tener que estar en una comunidad nueva,” Martin dijo.

“Nosotros llegamos aquí con brazos abiertos y la mente abierta para aceptar el próximo capítulo en nuestra vida y estamos supercontento.”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: